Teresa Helbig
Teresa Helbig

Deambulando por las estancias de la pasarela 080 en barcelona uno puede perderse en un mar de radiantes y sinceras sonrisas y así dejarse arrastrar por el tintineo de éstas. De los press-entes, se desprende un aroma de glamour y estilo en el que todos ellos van rodeados de aspirantes que revoloteando intentan captar una parte de la esencia de estos seres divinos que parecen desplazarse sin caminar, todopoderosos ellos en la cumbre de su éxito.

Todos los diseñadores sorprenden por su humildad claramente honesta, no así las modelos con sus inexpresivas caras, forzadas eso sí, de mucha mala ostia. Y es que será que para no hacer trampa y empequeñecer el mérito de los diseños deben parecer asqueadas de la vida ¿o será por no comer?

Y es que el mundo de la moda tiene estas cosas que hacen a uno dudar si la realidad es un sueño o una divertida pesadilla.

Comments are closed.