Me ha llegado esta cadena de correos que he considerado interesante contestar, tanto personalmente a la persona que me la envió, como por este blog:

Todos somos todos, pero parece que en tiempos de crisis TODOS somos los de siempre: los trabajadores.

Yo soy funcionaria, mi marido no.
El año pasado, 2009, hubo reajustes en su empresa. A él le bajaron el sueldo, tuvo suerte. Muchos de sus compañeros ya no se levantan a las siete para ir a trabajar.
Este año me bajarán el sueldo a mí. Es lógico, no me opongo. La cosa está muy malita.
A lo que me opongo es a que nos despidan, o nos congelen o nos bajen los sueldos y pensiones siempre a los mismos, los currantes.
Los políticos en activo o retirados, las grandes fortunas, los pobrecitos futbolistas o artistas que desvían sus millones a paraísos fiscales… a esos no los toquemos, pobres. Y tantos otros chupópteros que se no me caben en el mail. Y si los políticos deciden bajarse el sueldo, no nos preocupemos, encontrarán la manera de compensarlo a base de dietas o desplazamientos.
Mi marido y yo no, tú tampoco, pero ellos sí.

Y los sindicatos… ¿qué podemos decir de los sindicatos…? ejem… Si los dejamos nos llevarán a la huelga general, que es justo lo que necesitamos: que nos quiten parte del sueldo el mes que viene, con lo sobraditos que vamos.

Yo no voy a ir a ninguna huelga. Mi marido tampoco. Necesitamos hasta el último céntimo cada mes, porque mis hijos tienen el feo vicio de comer tres veces al día, y al banco, ¡qué curioso! le da igual lo nuestro y quiere cobrar la hipoteca cada día 1. Seguro que tú también tienes lo tuyo. ¿Te suena?

Vamos a hacernos oír de otra manera. Vamos a hacer entender a nuestros dirigentes que queremos salir de la crisis, que vamos a arrimar el hombro, pero TODOS. Vamos a pedirles que busquen la manera de rebajar el gasto inútil y de cobrarles más impuestos a los pobrecitos ricos, de eliminar los privilegios de esos pocos que no trabajan ocho horas al día, ¡ay ocho! SI NO TRABAJAN…

Vamos a ver si saben contar cuántos españoles queremos salir de la crisis ENTRE TODOS.

LA SEMANA DEL 31 DE MAYO AL 6 DE JUNIO ENVÍA UN SOBRE BLANCO, sin nada dentro, vacío, como nuestros bolsillos.
Dirección: Sr. Presidente del Gobierno
Complejo de la Moncloa, Avda. Puerta de Hierro, s/n. 28071 Madrid (España)
Remite: todosSOMOStodos

Ya veréis como lo entienden.
No te costará gran cosa, apenas unos céntimos en un sello y unos minutos para comprarlo. Es necesario que sea algo material, que se amontonen las sacas de cartas en blanco, que salga en los telediarios.

Esta carta llegará a todos los partidos políticos y, por supuesto, a Moncloa. No hay ningún partido político detrás de esto, no hay página web, no hay nada más que un montón de ciudadanos que no quieren ir a la huelga, porque no pueden perder más dinero, pero quieren que se sepa que NO ESTAMOS DE ACUERDO CON PAGAR EL PATO NOSOTROS SOLOS.

Y aquí mi respuesta:

Perdonam però no estic d’acord. Una vaga general no es nomes una manera de tocar als pol·litics on més mal els fa (a la butxaca) sinó a tothom, sigui ric, pobre, banquer… A la vaga no es consumeix, els bancs no obren, les grans empreses i fortunes, per un dia DEIXEN de incrementar el seu capital.

Es una manera de fer-nos sentir i que ens escoltin. Els sobres buits encara els faran servir per pujar les xifres de paper que es recicla de cara a la comunitat europea per arramblar encara més subvencions.

Vale que es un sacrifici a la butxaca, però per contrapartida tampoc treballarem, de manera que una cosa compensa l’altre.

Que potser ens fa més mal a nosaltres perdre un dia de sou que la minúcia que deixen de guanyar ells? Totalment cert. Però es un avis, de que si volem no serem els únics que perdrem en aquesta crisis.

El que es una llàstima es que s’hagi hagut d’esperar tant per aquestes mesures. Si quan la xifra de aturats s’acostava als quatre milions s’haguessin fet algunes vagues generals, ara pintarien les coses d’un altre color.

Comments are closed.