Nos dicen desde los medios que las cosas están mejorando. Y personalmente, ésta noticia me asusta más que congratula y la razón es vox populi. La tan bien defendida desde la administración pública industria turística nos da, como cada año, una buena inyección de capital extranjero y de nuevos puestos de trabajo, temporero, eso sí. Esto casa bastante bien con el perfil de desempleado en la construcción que se va a trabajar de camarero a la costa (por ejemplo).

Y es que parece mentira que a éstas alturas y en plena crisis como estamos, con casi cuatro millones de parados, el gobierno se niegue a imponer medidas de emergencia como dejar de cobrar la seguridad social a los autónomos o simplemente a dar las “anunciadas ayudas al desarrollo y TI”.

Y que nadie venga con el cuento de que ya se ofrecen, pues tengo alguien “dentro”, buscando como loco alguna subvención que sirva apenas para pedir una póliza de crédito con algún banco y poder así arrancar mi negocio. Y reto desde aquí a alguien a que encuentre una.

¿Y qué pasará cuando se vayan los turistas? (que por cierto son  cada vez menos por lo mucho que los maltratamos).

Para un país, que depende más de la indústria turística que tailandia sería menester mirar un poco más hacia el futuro y ofrecernos a los ciudadanos un atisbo de esperanza antes de volver a tener que ser “los moros” de europa y emigrar a los fríos nortes (con lo bién que se está aquí ^^).

Comments are closed.